Cuaresma - Semana Santa - Pascua: Pasión Muerte y Resurrección

El tiempo de Cuaresma nos ayuda a preparar la Semana Santa, semana grande para el pueblo cristiano. En estos 40 días se nos invita a cambiar, a salir de nuestros egoísmos y llenarnos de Dios. El pasado miércoles de ceniza, comenzábamos el camino cuaresmal con la celebración estacional que iniciaba su andadura en el convento de las Madres Carmelitas, desde allí, implorando la protección de los Santos nos encaminamos hacía la parroquia en actitud penitencial, sabiendo que seríamos marcados con la señal de la cruz del Señor al imponernos la ceniza.

Nuestra Iglesia en penumbra exterioriza el tiempo en que vivimos: con la eliminación de las flores en el altar y la colocación de un gran Cristo en la Cruz que toma importancia en el presbiterio. Todo ello nos ayuda a vivir en el silencio, la interioridad y la escucha de la Palabra de Dios.

Cristo a través de su muerte en la Cruz se ofrece por la salvación y por nuestros pecados, y en su Resurrección nos hace el mayor de los regalos a la humanidad, la Vida Eterna. Ese es el final de nuestra vida y también el objetivo final del tiempo de Cuaresma, la Pascua de Resurrección.

En Semana Santa el templo de Santa María se llena de vida, de oración y alabanza a Dios. A través, de las celebraciones litúrgicas y las expresiones de religiosidad popular, quienes vivimos la Semana Grande Cristiana, experimentamos la cercanía y el calor de aquellos que con nosotros celebran los misterios centrales de la vida de Cristo. Es en las cofradías y hermandades en donde se viven la comunión y la fraternidad cristiana y en las celebraciones litúrgicas en donde se expresa la Gloria de Dios para nuestra santificación.

La noche de la Vigilia pascual transforma de nuevo nuestro templo y con la alegría de la Resurrección del Señor, todo se llena de luz, la del Cirio, y un agradable olor a flores que anuncian que el grano de trigo ha germinado y está en flor. Es la Vida lo que Cristo nos regala con su Resurrección y está, en abundancia. El agua del Bautismo nos hace a todos renacer a esa nueva Vida.

Os invitamos no solamente a vivir en Dios en estos días especiales de Cuaresma, Semana Santa y Pascua. La invitación es para todo el año: experimentar y vivir que Dios no se cansa de manifestar su amor a todos los hombres, y por ello le damos infinitas gracias siempre y en todo lugar.

Felices días del Señor.

  Raúl Pérez, Vicario parroquial

  Agustin Bugeda, Párroco










La palabra se hizo imagen …

Lc. 23, 50-56



LA PARROQUIA EN EL ENCUENTRO ARCIPRESTAL


TESTIMONIO

CARTA SEMANAL DE D. ATILANO

PUBLICIDAD

Contacta con nosotros

Parroquia Santa María la Mayor (Concatedral):
Plaza Santa María, 5
Guadalajara
Teléfono de contacto:
949 220 253
correo electrónico:
agustinbsanz@gmail.com