Arturo Garralón ya es sacerdote

Sep 3, 2017 | Novedades | 0 Comentarios

Tal como informábamos hace unos días, en la mañana del 3 de septiembre, en el santuario de Torreciudad (Huesca), en una ceremonia cargada de emotividad, el arzobispo de Tarragona, monseñor Jaume Pujol, ha conferido el presbiterado a dos diáconos. Uno de ellos, Arturo Garralón, oriundo de Guadalajara.

En su homilía el arzobispo Jaume Pujol les pidió ser “servidores” y “estar abiertos a las necesidades de todos”, fieles al “don tan grande” que es el sacerdocio, para “entregarse al servicio de todas las almas”, “haciendo de vuestra vida una donación total”. Citó unas palabras de san Josemaría Escrivá, que recordaba a los sacerdotes que se ordenaban “para servir, no para mandar, no para brillar, sino para entregarnos, en un silencio incesante y divino, al servicio de todas las almas”.

El arzobispo les animó a ser “buenos pastores” y “continuadores” de “la misión salvadora de Cristo”, conscientes de que, como dice el Papa Francisco, “el sacerdote que sale poco de sí mismo en lugar de ser mediador, se convierte poco a poco en intermediario, en gestor”.

Monseñor Pujol pidió oraciones por el aumento de las vocaciones sacerdotales y por su fidelidad, porque “hay verdadera hambre de sacerdotes en la Iglesia”. Señaló al mismo tiempo que “es urgente que muchos laicos se abran generosamente a su llamada específica a la santidad”.

En un ambiente festivo y de agradecimiento, los nuevos presbíteros estuvieron acompañados por numerosos familiares, amigos y colegas, así como por el prelado del Opus Dei, monseñor Fernando Ocáriz.

Uno de los concelebrantes en la ceremonia de ordenación ha sido Agustín Bugeda, vicario general de Sigüenza-Guadalajara, nuestro párroco, que participa también de la alegría y ambiente festivo que se vive en la explanada de Torreciudad. “Ha sido -dice- una ráfaga del Espíritu Santo, un impulso de luz y de santidad, se sale con ganas de ser santo, lleno de la fuerza del Espíritu Santo, para ser mejores en la vocación de cada uno, con muchas gracias espirituales”.

Arturo, de 42 años de edad, antiguo alumno del colegio salesianos de Guadalajara, ha sido empleado de banca hasta su marcha al seminario. Arturo -según nos dice- se queda de su anterior etapa con los cheques al portador, los depósitos,… y no ahorrará esfuerzos por ser un sacerdote disponible en ventanilla.

Su familia vive en Guadalajara. Su hermano, Fernando, es gran colaborador en las tareas parroquiales que se le encomiendan.

Los padres de Arturo Garralón destacan que “es imposible describir la alegría que tenemos ante este inmenso don que es el sacerdocio para un hijo”. “Nos alegra mucho -añaden- ver aquí a tanta gente que le quiere y están ya rezando por esta nueva tarea, llena de responsabilidad”. Su padre, Juan José, recuerda la infancia de Arturo en Torrebeleña y dónde el párroco Don Jesús Mercado le dio catequesis y formación cristiana, que después continuaría en la familia y en el Club Viana, de Guadalajara.

Desde esta página felicitamos a Arturo y rezamos por él , por sus padres Juan José y Manoli, sus hermanos y el resto de su familia, amigos y compañeros de ministerio en estos momentos de gozo.

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Funeral de D. Luis Mayor

en la parroquia a las 2o,oo h.

Más información »

ENCUENTRO DEL PUEBLO DE DIOS

en el colegio diocesano <<Cardenal Cisneros>>

Más información »

XXVII Domingo del T.O. Envío de catequistas

Eucaristías: 9,oo h., 12,oo h., 13,oo h. y 19,oo h.

Más información »